¿Cómo montar un Caballo?

Como montar um cavalo?

Cuando se trata de aprender a cómo montar un caballo, la mayoría de las personas suelen tener una de dos reacciones: piensan que será pan comido o están muertas de miedo. Como con la mayoría de las cosas, la verdad está en algún punto intermedio; quieres tener un sano respeto por el peligro potencial que implica mientras te diviertes.

Otro concepto erróneo y común es que montar a caballo no es un deporte físico, y que el caballo hace todo el trabajo. Montar a caballo es muy físico para el ciclista, y cada nivel requiere un cierto nivel de habilidad y experiencia para lograrlo de manera segura. Es por eso que queríamos educar a nuestros lectores sobre el tiempo, la paciencia y la determinación que se necesita para aprender a montar a caballo y convertirse en un hábil ecuestre.

¡Vamos a empezar!

1. Seguridad básica para los caballos

Amamos a los caballos más que a nadie, sin embargo, también reconocemos y respetamos el hecho de que son animales muy grandes que tienen la propensión a tener miedo de una bolsa de plástico – por lo que es necesario practicar un cierto nivel de precaución.

El primer consejo, y el más importante, es mantenerse siempre alerta. Esto es imperativo no sólo para su éxito con los caballos de montar, sino para su seguridad general; entendemos lo distraído y divertido que puede ser aprender a montar, pero recuerda, estás trabajando con un enorme animal vivo que tiene el potencial de comportarse de forma impredecible. Estar atento a otros animales, a los cambios de comportamiento y al clima, e incluso a los cambios de comportamiento de otros caballos circundantes son factores que contribuyen a su seguridad y a la del caballo.

Ahora que estamos hablando de seguridad y salud del caballos, es posible que te pueda interesar el post de : 5 razones de por qué los caballos llevan herradura.

Por último, el uso de unas botas de montar adecuadas es imprescindible en lo que respecta a la seguridad básica de la equitación, ya que están diseñadas para garantizar que los jinetes no queden atrapados en los estribos en caso de que sean lanzados, tengan que abandonar o se desplacen. De hecho, el mayor factor de riesgo no es salir despedido o quedar atrapado en la silla de montar, sino ser arrastrado por ella. No sólo eso, sino que el material de cuero grueso y la zona de la puntera reforzada ayudan a proteger los pies y los dedos de los pies de ser pisoteados por los caballos, y digamos que una zapatilla de tenis no te protegerá, de la misma manera, que una bota de montar de calidad lo hará cuando tengas un animal de 840-2.200 libras pisándote.

2. Cómo subir a un caballo

Uno de los rasgos más intrigantes y aterradores de los caballos es su tamaño, y si eres un jinete novato, quizá te hayas preguntado cómo podrías subirte a ellos. Con un poco de práctica y siguiendo nuestros consejos y trucos, descubrirás que aprender a cómo montar un caballo puede ser relativamente sencillo.

Lo primero es lo primero: asegúrate de que siempre hay alguien que sostiene al caballo mientras lo montas. En segundo lugar, asegúrate siempre de que la silla de montar esté bien ajustada; de lo contrario, se resbalará y rodará cuando intentes subirte. Cuando estés listo para subirte al caballo, colócate siempre a su izquierda porque está acostumbrado a que la gente trabaje y lo monte desde este lado. Si intentas montar uno desde el lado derecho, corres el riesgo de asustar al caballo porque no está acostumbrado a que los humanos se coloquen ahí.

Para montar al caballo, coloca la mano derecha en el peralte (la parte trasera elevada de la silla), y la mano izquierda en el cuello del caballo, luego coloca el pie izquierdo en el estribo; asegúrate de que sólo la bola del pie esté apoyada en el estribo. Levántate con el pie izquierdo y, a continuación, gira rápidamente la pierna derecha hacia el otro lado de la silla. Al pasar la pierna derecha, asegúrate de no dar una patada accidental al caballo y de no asustarlo, y colócala en el estribo del lado derecho de la silla.

En este punto, deberías estar completamente sentado en el caballo, y si necesitas hacer algún ajuste de tamaño en los estribos, ahora es el momento de hacérselo saber a tu entrenador. Una vez que tengas tanto el pie derecho como el izquierdo en los estribos de la silla, puedes felicitarte porque acabas de aprender a cómo montar un caballo con éxito.

3. Cómo detener a un caballo

Aprender a parar un caballo es un componente fundamental para montarlo y para su seguridad, por lo que es crucial saber cómo parar un caballo incluso antes de subirse a él. También es importante recordar que parar un caballo no es como parar un coche; hay que reducir la velocidad antes de que se detenga por completo, así que no hay que pisar el freno cuando se trata de aprender a montar a caballo.

Para empezar a reducir la velocidad, apoya todo tu peso en la silla de montar, inclinándote hacia atrás y tensando las piernas. Hazle saber al caballo que quieres reducir la velocidad diciendo «whoa» con tu voz normal y tranquila, y tira suavemente de las riendas. No tires con fuerza de las riendas, sino que alterna lentamente entre tensarlas y soltarlas; no quieres herir al caballo tirando demasiado fuerte. Hay un bocado conectado a las riendas que ejerce presión sobre la boca del caballo para que puedas mantener el control de su cabeza, y si tiras demasiado fuerte, es doloroso para el caballo. Teniendo esto en cuenta, si necesitas más equilibrio, no dudes en agarrarte a la parte delantera de la silla de montar o al cuerno, pero hagas lo que hagas, no intentes mantener el equilibrio con las riendas porque esto también daña su boca.

Cuando consigas que el caballo se detenga, suelta las riendas y dale una cariñosa palmadita en la cabeza y el cuello como recompensa.

4. Cómo pasear a un caballo

Una vez que hayas dominado cómo subir a la silla de montar y cómo detener a un caballo, es el momento de aprender a pasearlo. Mantente lo más relajado posible (los caballos captan muy bien la energía humana y las señales emocionales) y asegúrate de tener los dos pies firmemente plantados en los estribos y las dos manos en las riendas. Aprieta suavemente al caballo con las piernas para indicarle que empiece a caminar. Si tienes un caballo perezoso o testarudo, puede necesitar un poco más de estímulo, que puedes darle con un par de golpes suaves de talón, para eso se recomienda usar un caballo Lusitano o un caballo árabe.

Siéntate con la cabeza alta y asegúrate de mirar entre las orejas del caballo mientras caminas, no hacia el suelo. Después del primer apretón de piernas para indicar al caballo que empiece a caminar, no aprietes repetidamente. Mientras caminas, querrás mantener las piernas sueltas y relajadas, con los talones firmemente plantados en los estribos.

5. Cómo trotar en un caballo

También llamado trote por muchos jinetes, el trote de caballo es lo que el trote es para los humanos; experimentarás algunos rebotes con el trote. Cuando sientas que te sientes cómodo paseando a un caballo y que estás preparado para trotar, vuelve a apretar suavemente las piernas para indicarle que quieres empezar a trotar; si eso no funciona, dale un ligero golpe de talón. Para algunos, trotar puede resultar un poco incómodo o incluso aterrador, pero es muy importante no apretar ni sujetar al caballo con las piernas, por muy asustado o tenso que esté, y mantener la calma.

Mantén un agarre firme del cuerno de la silla para mantenerte estabilizado, y tus talones dentro de los estribos, y tu peso en la silla. Si crees que necesitas parar, vuelve al paso 3: Cómo parar a un caballo.

6. Cómo colocar un poste en un caballo

Este término, que suena gracioso, en realidad facilita a los principiantes el aprendizaje de la equitación y el perfeccionamiento de sus habilidades, que consisten en levantarse ligeramente de la silla para evitar el rebote y adaptarse al movimiento natural del caballo. Para ello, tendrás que utilizar los músculos de las piernas y las rodillas para seguir el ritmo del rebote sentándote y levantándote (siguiendo el ritmo) con el paso de dos tiempos.

Como es lógico, perfeccionar esto te llevará tiempo y práctica, pero a medida que mejores tus habilidades y desarrolles los músculos utilizados para el desplazamiento, te resultará más fácil de forma natural. Como siempre, asegúrate de sentarte sobre el caballo lenta y suavemente para no lastimar su espalda ni asustarlo.

7. Cómo hacer un lazo en un caballo

Una vez que hayas dominado el trote y el poste, será el momento de avanzar hacia el lazo. Una de las primeras cosas que notarás al hacer el lazo es que rebotará mucho menos que cuando trota. Para empezar a galopar con un caballo desde el trote, no cometas el error común de hacer que tu caballo trote más rápido antes de empezar a galopar: tendrás que hacer una transición limpia al galopar sin aumentar la velocidad del trote.

Para ello, pídele al caballo que haga el lope moviendo tu pierna exterior hacia atrás varios centímetros y luego iniciando un suave apretón con ambas piernas. Equilíbrate utilizando el cuerno de la silla y asegúrate de no tirar de las riendas a menos que necesites reducir la velocidad; en ese caso, tira suavemente de las riendas para indicar al caballo que comience a trotar de nuevo.

8. Cómo galopar a caballo

Debemos advertir que el galope debe ser realizado por un jinete experimentado, y aconsejamos encarecidamente a cualquier jinete principiante o intermedio que no intente galopar antes de estar preparado. Hay que saber controlar a un caballo a velocidades más lentas antes de pasar al ritmo más rápido; de lo contrario, se corre el riesgo de dañar tanto al caballo como a uno mismo debido a la dificultad y la habilidad necesarias para controlar y detener a un caballo.

Una vez que estés preparado, descubrirás que el galope no es tan diferente del trote, salvo que tu caballo alarga más su cuerpo para cubrir más terreno, más rápido. Para empezar a galopar, deberás partir de un paso ligero y asegurarte de que tienes un control total de ti mismo y del caballo. A continuación, te inclinarás ligeramente hacia delante y te levantarás de la silla para indicar al caballo que empiece a galopar, apretando ligeramente las piernas para pedirle más velocidad mientras mantienes el peso en los estribos para mantener el equilibrio.

Ya que estás has llegado hasta aquí, quizas te interese conocer «los mejores 20 caballos de competición«.

9. Cómo desmontar un caballo

Independientemente de tu nivel de equitación (principiante, intermedio, experto), necesitarás saber cómo desmontar correctamente un caballo. Al igual que aprendimos a cómo montar un caballo, es importante que tu caballo se quede quieto y no se mueva ni se aleje de ti. Asegúrate de que tu caballo está completamente parado y de que no hay otros caballos alrededor. Agarrando firmemente las riendas, suelta los dos pies de los estribos, inclínate hacia delante y gira la pierna derecha hacia arriba y sobre el trasero del caballo, asegurándote de no darle una patada.

Déjate caer al suelo por el lado izquierdo del caballo. Recuerda que no está acostumbrado a que la gente se sitúe en su lado derecho, y no queremos que se asuste, ni que se derrumbe, ni que se lesione.

Aquí te dejamos un breve video de cómo montar un caballo. ¡Espero que te guste!

Resumen

Cuando se inicia el viaje a caballo, es probable que esté lleno de emoción y tal vez un poco de miedo o inquietud ante la perspectiva de controlar y montar un animal muy grande y muy rápido. Si usted sigue nuestros consejos básicos y sigue las instrucciones de su entrenador – se va a recorrer un largo camino para asegurarse de que el aprendizaje de cómo montar a caballo es una experiencia divertida y segura.

Si te gustó el artículo no te pierdas los proximas post en Planetacaballos. Estamos activos todas las semanas. ¡Te esperamos!

5/5 - (10 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *